Día de la mujer trabajadora

Hoy se ha celebrado en todo el mundo el día de la Mujer Trabajadora. Esta idea del día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, en plena revolución industrial y durante el auge del movimiento obrero. La celebración recoge una lucha ya emprendida en la antigua Grecia por Lisístrata, quien empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra, y que se vio reflejada en la Revolución francesa: las mujeres parisinas, que pedían “libertad, igualdad y fraternidad“, marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino, pero no fue sino hasta los primeros años del siglo XX cuando se comenzó a proclamar, desde diferentes organizaciones internacionales de izquierda, la celebración de una jornada de lucha específica para la mujer y sus derechos.

En muchas ocasiones, las mujeres trabajadoras, trabajen en casa o fuera o ambas cosas no son ni reconocidas por ello ni retribuidas por igual que los hombres. Gracias al impulso de avance de la sociedad, poco a poco se va desgastando la muralla de la desigualdad que perjudica a la mujer. Pero aun se deben dar grandes pasos en esta materia y el final debe conducir a la igualdad y al reconocimiento de todas las mujeres, porque todos independientemente del sexo al que pertenezcamos tenemos derechos y deberes.

He escogido un poema de Beatriz Rivera bastante adecuado para la ocasión y el cual dedico con todo mi cariño y toda mi admiración a todas las mujeres:

MUJER ESENCIAL

Porque eres mucho más que la belleza
y mucho más que un cuerpo
con una llamarada de gozo entre los
flancos.
Porque eres más que un vientre para el
hijo
y mucho más que la ilusión de un
hombre
que preñe tus silencios
y marque con su aliento tu camino.

La sensatez, la calma, la cordura.
Porque en tus manos guardas
bendiciones,
hay paz en tus palabras
y estás hecha de aromas y ternura,
rompe ya tus espejos, renuncia a ser
fetiche
y al metro con que miden tu figura
y amamanta la historia con tus pechos
de harina
recobrando tu luz y tu estatura.
¡Vuelve a ser la mujer!
Vuelve a ser ese fuego
donde arden el amor y la decencia,
vuelve a ser tierra firme
generosa y fecunda,
vuelve a ser aire puro
que agite alas y brazos,
vuelve a ser agua limpia
sin marcas ni amargura.
¡Vuelve a ser la mujer!
Ya no escuches más cantos de sirenas,
recupera tu esencia, tu destino,
te lo suplica un mundo que agoniza,
te lo reclama el hombre con su voz de
martillo,
antes de que se muera la esperanza,
antes de que ya todo esté perdido.

(Por Beatriz Rivera)

Fuente del poema: http://www.chispaisas.info/mujer.htm

Anuncios

Acerca de Jose Miguel

Me llamo Jose Miguel. Soy un estudiante universitario de Madrid. Soy una mente inquieta. Me gusta leer y escribir.
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s